COSAS DE PYMES

Hemos sobrepasado las expectativas y por lo tanto estamos preparando cosasdepymes.com para darle alojamiento a este blog de forma más eficiente. PRÓXIMO LANZAMIENTO.

Resumen

¿Qué le sucede al deudor cuando entra en concurso? Resumen extremo del proceso para mortales con prisa que van directamente al punto.

Aunque es un procedimiento complejo con muchas variables que hacen que cada caso sea distinto, hay una serie de grandes hitos comunes a prácticamente todos los concursos. Tengo que dejar claro que esta lista de hitos no se corresponde con la ley (que tiene sus fases y tiempos), se trata sólo de una lista que pretende explicar todo este procedimiento de la forma más simple y clara posible.

1. El Deudor, negocio que posiblemente deba entrar de concurso, se da cuenta de que es insolvente, es decir, no puede hacer frente a sus deudas en forma generalizada, y decide presentar el concurso. Se asume que previamente se han agotado todas las vías de negociación y acuerdo con los acreedores que le permitirían salir de su estado de insolvencia. Debidamente asesorado por un abogado, y sugerimos que también por un economista conocedor de estos procesos, presenta una solicitud de concurso en el juzgado competente.

2. El juez examina el caso y si considera que se cumplen los requisitos y las circunstancias que establece la ley, emite un auto judicial declarando el concurso. Simultáneamente designa una administración concursal que intervendrá el negocio, es decir, que vigilará y supervisará muy de cerca todas las acciones y gestiones de la administración social (o del dueño, si es un autónomo) y de la gerencia del negocio, a la vez que revisará los últimos años de actividad para determinar cómo se llegó a esta situación y si hay responsabilidad de los administradores sociales o propietarios. A partir de este momento se da una circunstancia muy particular: el deudor tiene prohibido pagar cualquier deuda contraída antes de la declaración de concurso (fecha de auto) pero tiene la obligación de pagar por anticipado o al contado todo lo que adquiera o contrate a partir de esta misma fecha. Sí, es una faena para todos los acreedores anteriores al auto de concurso, pero venderle a una empresa en concurso tiene la garantía de que se tiene que pagar de inmediato, bajo la responsabilidad del administrador concursal en caso de que no se hiciera así.

3. Dentro del plazo que establece la ley según las características del concurso, la administración concursal emitirá un informe a disposición de los acreedores donde se explica cuáles fueron las causas del concurso, cuál es la situación actual, a quienes se les debe y cuánto, cómo está clasificada esa deuda y los bienes con que el negocio cuenta para pagarla. A partir de este informe se tomará la decisión por parte de los administradores del negocio (según instrucciones de los socios) de seguir o de liquidar la actividad. Si deciden seguir, tienen que presentar un plan de viabilidad conocido como "convenio" y si deciden liquidar tienen que presentar un plan de liquidación. Sea cual sea la decisión, estará supervisada por la administración concursal, y cualquier acreedor podrá conocerla y oponerse a ella ante el juzgado, naturalmente fundamentando esta objeción.

4. En caso de convenio, este debe de ser aprobado por la mayoría de los acreedores que tienen derecho de voto en función de la deuda que posee cada uno de ellos. Si es aprobado, el concurso termina y el negocio continúa con “normalidad” salvo que debe cumplir rigurosamente los términos del convenio. Cualquier acreedor puede denunciar el incumplimiento si lo hubiere. Si por el motivo que sea los compromisos del convenio no se cumplen, el concurso se reabre para entrar en liquidación. Cuando el concursado lo cumpla totalmente, eso incluye los plazos e importes de pago, el concurso estará definitivamente cerrado y se habrá salvado un negocio.

5. En caso de liquidación, el respectivo plan confeccionado por la administración concursal y revisado por los interesados debe especificar con precisión cómo se venderán los bienes (liquidarán) y la forma en que se pagará a los acreedores con lo obtenido por tal enajenación. Además, la administración concursal analizara si los administradores son responsables de la parte de deuda que no se pague, en cuyo caso serían calificados como culpables, y se determinará la forma en que deberán hacer frente a esta responsabilidad, lo que incluye sanciones que podrían incluir el pago total de la deuda no cubierta.

Se ha de insistir en que todo este procedimiento está extremadamente resumido y simplificado para ser comprensible para aquellos que no son especialistas. Evidentemente todo este tema tiene una complejidad mucho mayor y hay una amplia serie de circunstancias, hechos y variables, que hacen imposible que lo aquí explicado se pueda aplicar tal cual a cualquier caso específico. El objetivo es exclusivamente pedagógico y de divulgación.

 

Uso de cookies
Uso de cookies

Sólo utilizamos cookies indispensables para la navegación interna del sitio que caducan al salir de él. NO RECOPILAMOS DATOS PERSONALES NI LOS CEDEMOS A TERCEROS, salvo imperativos legales vigentes, si los hubiera. No somos responsables de cookies de google, google analytics o similares que usted puede deshabilitar desde su navegador y sobre los cuales no tengamos control. Por favor, consulte nuestra política de privacidad y uso de cookies.